Una iniciativa de MC Cartagena posibilita que se reclame la designación del cuartel de la Guardia Civil como puesto principal y la ampliación del área de influencia del CNP a otras zonas urbanas

El Pleno también respalda las iniciativas de MC para solicitar la declaración como BIC de la Casa Zapata y Casa Maestre

 El Pleno de la Corporación ha secundado esta tarde la propuesta de MC Cartagena para que el cuartel de la Guardia Civil de Cartagena, o en su caso el del Albujón, sea designado como ‘puesto principal’ en la 5ª Compañía, a la que pertenecen los cuarteles de Cartagena, El Albujón, La Unión y Fuente Álamo, siendo actualmente la única compañía de la Región que carece de puesto principal.

Además, esta iniciativa, presentada por el portavoz del Grupo municipal MC Cartagena, José López, también contempla la ampliación del área de influencia de la Policía Nacional a poblaciones cercanas al núcleo urbano de Cartagena, como Canteras, La Vaguada, Molinos Marfagones y los Polígonos de Santa Ana y Cabezo Beaza, liberando a  la Guardia Civil de estos núcleos. Del mismo modo, se recoge la reordenación territorial del área de influencia de los cuarteles de El Albujón y Cartagena, así como dar traslado de este acuerdo a la administración competente, Ministerio del Interior y Delegación de Gobierno en la CARM.

López ha explicado que “el alarmante aumento de la inseguridad ciudadana que padecen diputaciones del oeste, norte y litoral del municipio de Cartagena, con la quema de vehículos, hurtos, robos y puntos de menudeo de droga, junto con el Plan de Emergencias Exterior de la empresa ‘Sabic’ en La Aljorra, que en caso de accidente químico requeriría la presencia de la Guardia Civil, hacen patentes las demandas y reivindicaciones de los vecinos de estas diputaciones por la falta de medios y presencia de los cuerpos de Seguridad del Estado, sobre todo de la Guardia Civil en zonas rurales del municipio de Cartagena”.

Además, José López ha recordado que “en la sesión plenaria del pasado mes de marzo, y por unanimidad de todos los grupos municipales de este ayuntamiento, se elevó desde MC como medida urgente e inmediata, la creación del puesto principal para el cuartel de la Guardia Civil de Cartagena, con objeto de que acogiera un mayor número de agentes. Petición que, a día de hoy, no ha sido correspondida por la institución competente en esta materia de seguridad ciudadana”.

Actualmente, las prestaciones que ofrece la 5ª Compañía son claramente insuficientes para los servicios que requiere el municipio como queda demostrado ante el alarmante aumento de la inseguridad ciudadana en las diputaciones cartageneras. El puesto de El Albujón cuenta con 12 guardias civiles, resultando inviable la apertura del cuartel durante 24 horas, mientras que el de Cartagena cuenta con 36 guardias civiles entre mandos y agentes, número que aumentaría hasta 59 en caso de ser designado como principal como volverá a reclamar MC.

BIC para la Casa Maestre y Casa Zapata. MC, comprometido con el patrimonio

Igualmente, dos mociones presentadas por MC Cartagena, a través del edil Ricardo Segado, han contado con el apoyo del Pleno para requerir a la Dirección General de Bienes Culturales de la CARM a la incoación de los expedientes para la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Casa Maestre y Casa Zapata.

Casa Maestre

La Casa Maestre (1906) cuenta en la actualidad con un régimen de protección contemplado en el Plan Especial de Ordenación y Protección del Casco Histórico (PEOPCH), si bien el mismo se ha manifestado como insuficiente, al carecer de protección, inexplicablemente, la fachada que mira a la antigua calle del Pocico.

El inmueble, de titularidad privada, conserva la escalera original. En este punto, cabe reseñar que su propietario anterior, una institución bancaria, vació su interior. Sin embargo, existe noticia de que conserva en perfecto estado una sala del primer piso y, posiblemente, alguno de los pisos del edificio.

De materializarse esta iniciativa, los vecinos del municipio y visitantes tendrían la oportunidad de profundizar en el conocimiento de uno de los edificios más significativos del auge del modernismo en nuestro entorno, pues una de las consecuencias directas es la obligación del propietario de facilitar la visita determinados días al mes, habitualmente, cuatro.

Este deber queda reflejado en el art. 8.1.c de la Ley 4/2007, de 16 de marzo, de Patrimonio Cultural de la CARM, evitando la citada necesidad de acceso que el cierre constante del edificio le haga sufrir patologías propias de la situación, e incluso que pueda instalarse mobiliario urbano de diversa índole frente a él.

Casa Maestre. Reflejo del auge de la minería

La Casa Maestre, al igual que ocurrió con la totalidad de las construcciones civiles de la época, tuvo su origen en el auge de las empresas de la minería, cuyos propietarios aglutinaban el poder político y económico. Se  ubicó en una de las nuevas plazas ajardinadas de la ciudad, la de Valarino Togores (actual Plaza San Francisco), que constituía junto a la Plaza de la Merced una de las zonas preferidas por la burguesía de la ciudad.

En 1906 la poderosa familia Maestre encargó al arquitecto catalán, Marcelino Coquillat Llofriú, los planos de su nueva residencia. El proyecto fue dirigido por Victor Beltrí, no apartándose en ningún momento del diseñado por Coquillat.

Casa Zapata

La Casa Zapata es un inmueble catalogado en el Plan Especial de Ordenación y Protección del Conjunto Histórico (PEOPCH), con el ‘Grado 1’. Ricardo Segado ha señalado que “al solicitar para la Casa Zapata la calificación de Bien de Interés Cultural pretendemos rendir, desde este Ayuntamiento, un homenaje al exquisito cuidado que la comunidad de monjas Carmelitas Descalzas le ha dedicado a lo largo de más de setenta años y, a su vez,  llamar la atención sobre un inmueble que es un claro referente de la arquitectura modernista regional”.

Haciendo un recorrido por la historia del edificio, Segado ha recordado que “en 1909, Miguel Zapata Hernández, hijo de Miguel Zapata Sáez, el llamado ‘Tío Lobo’, encargó al arquitecto  Víctor Beltrí el proyecto para la construcción de una casa en el Ensanche, que sería su nueva residencia una vez que contrajera matrimonio con Concepción Echevarría y Carvajal, marquesa de Villalba de los Llanos”.

El cambio radical experimentado entre los años 60 y 90 en el urbanismo del Ensanche con la construcción de edificios de gran altura abocó a la desaparición de los denominados ‘hotelitos’, como se llamaba a los chalés de la época que se encontraban en el entorno, librándose la Casa Zapata “de su desaparición gracias a que la congregación de las Carmelitas la adquirió en los años 40 para instalar el colegio, conservándolo hasta nuestros días”, ha reseñado el edil.

La Casa Zapata, referente de la arquitectura modernista regional, tiene también una clara inspiración gótica, muy frecuente en la Cataluña de la época, señalando Ricardo Segado asimismo que “Beltrí encontró en las grandes dimensiones de la parcela una gran oportunidad para expresarse”, al proyectar un gran edificio en piedra labrada vista con detalles en piedra artificial.

El inmueble mantiene, además, la carpintería modernista e incluso los magníficos pavimentos de Nolla en algunas estancias, mosaico que se empezó a fabricar en la Inglaterra de la década de 1850, siendo en España  Miguel Nolla quien hizo la primera patente y comenzó su fabricación en 1863.

pleno30denoviembre2017-8 pleno30denoviembre2017-11 pleno30denoviembre2017-15 pleno30denoviembre2017-17 pleno30denoviembre2017-24 pleno30denoviembre2017-2

Translate »